La tentación que despierta Kvitko en los hombres es innegable...