Para corregir fallas de libros de texto, darán manual a maestros

Para corregir fallas de libros de texto, darán manual a maestros

Lilian Hernández/Excélsior
.

Los libros de texto que el próximo 19 de agosto recibirán los 26 millones de alumnos de preescolar, primaria y secundaria del país tienen imprecisiones que van desde errores ortográficos y dedazos, hasta instrucciones incorrectas.

Tal como lo señaló el pasado 30 de julio la subsecretaria de Educación Básica, Alba Martínez Olivé, los textos que son la base académica para las clases diarias de los niños y en los que se basan los maestros “tienen defectos”, porque no sólo hay palabras mal escritas, sino que también presentan errores de diversos tipos.

Entre las imprecisiones, algunos libros muestran palabras con fallas ortográficas como “ocaciona”, “contrarestan”, “físicomotrices” o “desiciones”, o palabras recortadas porque les falta una letra como “escola” en lugar de “escolar”, dos preposiciones juntas que confunden la lectura de la frase, acentos incorrectos e indicaciones erróneas en las que señalan un color que no es el que aparece en la figura.

Por ejemplo, en la página 24 del libro de Ciencias Naturales de sexto grado de primaria resaltan dos palabras mal escritas; “ocaciona”, en lugar de “ocasiona”; mientras que a “contrarestan” le falta una “r”.

La palabra “físicomotrices” se repite constantemente de manera errónea en los libros de Educación Física de primaria con la tilde en la “i”, la cual sobra porque la palabra compuesta lo elimina y se vuelve palabra grave.

Ejemplo de ello es la página 39 del libro de Educación Física de cuarto grado de primaria, en el que se le pregunta al alumno si empleó las capacidades “físicomotrices” de fuerza y velocidad.

En ese mismo texto hay otro acento ortográfico que está de más, pues en la página 90 la palabra “dónde”, en realidad no amerita esa tilde porque no es pregunta ni exclamación.

Ante ese tipo de errores, la funcionaria de la SEP aclaró que a los maestros les entregarán manuales donde se les indica cuáles son los defectos, a fin de que en las clases se encarguen de hacer las correcciones y los alumnos las identifiquen.

Y aunque el tema generó polémica entre padres de familia, maestros y especialistas, porque son errores que se corregirán sobre la marcha, el pasado lunes 5 de agosto, el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, justificó que es mejor admitirlo que callar esos errores que son “imperdonables”.

Y aunque la SEP se negó a proporcionar los materiales, Excélsior tuvo acceso a los libros de texto para hacer una revisión ortográfica, ejercicio en el que no sólo se detectaron palabras mal escritas, sino que también se hallaron errores en las indicaciones o datos que no fueron actualizados.

Por ejemplo, en el libro de Matemáticas de tercer grado de primaria, en la página 118, se le indica al estudiante que escriba la fracción numérica correcta coloreada de azul, aunque la figura en realidad está coloreada de verde.

En la página 46 del mismo libro, en lugar de decir “comunidad escolar”, hay un dedazo que corta la palabra en “escola”.

Pese a los errores que existen en los libros de texto, la SEP omitió aclarar que en algunos ejemplares que se repartieron para el ciclo escolar 2013-2014 ya hay algunas correcciones sobre las fallas que tenían los textos del ciclo pasado, correspondiente a 2012-2013, por lo que se desconoce si el cambio lo hizo la administración anterior o la que encabeza Chuayffet.

En el libro de Exploración de la Naturaleza y la Sociedad de segundo grado de primaria, había dos preposiciones juntas: “en” y “de”, sobrando la última para que la frase fuera coherente y en vez de decir “en de Pátzcuaro”, la idea correcta era “en Pátzcuaro”, la cual ya fue corregida en el libro del próximo ciclo escolar.

Pese a que algunos textos lograron eliminar los errores de dedazo o acentos de sobra, existen muchas fallas que los docentes deberán corregir cuando empiecen las clases y que ellos mismos no detectaron en los dos ciclos pasados.

Completan la distribución de materiales en el país

La SEP concluyó ayer la distribución de 233 millones de libros de texto en las 32 entidades del país para que el lunes 19 de agosto los 26 millones de alumnos los reciban desde el primer día de clases.

La dependencia informó que para ese día que inicia el ciclo escolar 2013-2014, la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) habrá entregado la totalidad de los ejemplares que suman 233 millones 869 mil, por lo que ahora compete a las autoridades estatales la obligación de repartirlos entre los alumnos.

Aunado a ese número de textos, la Conaliteg produjo una reserva de cuatro millones 417 mil 95 libros para atender la solicitud de las secretarías de Educación de los estados ante posibles contingencias ambientales o incremento de la matrícula.

En un comunicado, la SEP señaló que hasta ayer, el programa de distribución presenta un avance de 99.9 por ciento en lo que corresponde a la entrega en las entidades, a quienes les compete el reparto final.

Además de los libros de texto gratuitos, la Conaliteg distribuyó diversos materiales para la atención de programas especiales, entregando tres millones 229 mil guías para las reuniones de los Consejos Técnicos Escolares, y dos millones 417 mil 498 libros del programa Desafíos, como complemento para la asignatura de Matemáticas, mismos que serán entregados a docentes y alumnos de escuelas de tiempo completo, así como 69 millones de materiales que serán entregados al INEGI para el Censo Nacional de Escuelas, Maestros y Alumnos.

***

Te invitamos que sigas a e-consulta en Twitter (@e_consulta) y FaceBook (facebook.com/econsulta.noticias).